Magia en el desierto


Toda esta … demencia, que estamos viviendo estos días en nuestro amado mundo debido a este virus nos tiene a todos aislados y confinados en una especie de retiro obligado. Tal como si fuésemos una especie de monjes. Pero en lugar de estar solos en una cabaña solitaria perdida en el Himalaya, estamos confinados en nuestras casas en un régimen de semi-libertad donde debemos permanecer en el interior y salir solo para necesidades prioritarias.
No quiero aquí, hablar de cómo todos los gobiernos de todo el mundo lo han hecho tan mal. Podríamos haber evitado esta prisión social si hubiéramos tomado medidas adecuadas de higiene y control en el momento justo. De todos modos… esa no es mi intención hoy.
Cuando tienes suficiente tiempo para pensar y meditar, tu perspectiva sobre las cosas cambia. Y recuerdo muy claramente aquella cita de Wayne Dyer que dice: Cuando cambias la forma en que ves las cosas, las cosas que ves cambian.
La realidad es; estamos confinados en una especie de retiro semi-dictatorial donde el tirano más grande es un pequeñajo invisible que usa el miedo para controlar a quienes nos controlan. E incluso a nosotros también.
Estamos en medio de un desierto. Sin lugar a donde ir, sin lugar para ver y sin la más mínima idea de lo que haremos en el futuro con nuestras vidas interrumpidas.
Pero a pesar del hecho de que estamos perdidos en un gran vacío, hay algo mágico en toda esta situación loca.
Recuerdo cuando estábamos tomando las fotos de Move to west en un desierto real, polvoriento y desolado. Rodeado de nada, con la amenaza de cualquier tipo de tormenta y el repentino anochecer que llega en cualquier momento liberando a las criaturas de la noche. Cerré los ojos y me hallé curiosamente poseído por una extraña sensación de seguridad y calma proveniente del propio lugar. Como si supiera que era parte del desierto desde ese momento, y todo estaría bien.
Los lugareños suelen hablar de la “magia del desierto“, y no tengo duda de que hay una especie de verdad en ello. Cuando pones tu destino en manos de una especie de providencia o guía superior, todos tus pasos están bien cuidados.
Mira a tu alrededor ahora. Según las noticias más recientes, el 50% de la contaminación ha disminuido en todo el mundo por la no injerencia de la humanidad. Algunos animales salvajes se atreven a caminar hacia algunas ciudades, e incluso en Venecia los delfines y cisnes se están volviendo a nadar en los canales. La solidaridad es más fuerte que nunca y, por primera vez en nuestros últimos tiempos, los gobernantes son tan vulnerables como el resto de nosotros.
Si por un minuto podemos detener nuestros corazones egoístas, cerrar los ojos y dejarnos guiar por esa presencia, podríamos construir un futuro mejor, saludable y resiliente para todos. Deberíamos aprovechar al máximo esta oportunidad para encontrar nuestra propia magia en medio del desierto.
Mis mejores deseos
Ian

Please follow and like us: